All for Joomla The Word of Web Design

Quien a hierro mata, no siempre a hierro muere

maria-elena-balan2.jpg

Ocurren tantas situaciones en la cotidianidad de cualquier individuo en nuestra Isla que si fuera a aplicarse ese proverbio de Quien a hierro mata, a hierro muere, sería muy lamentable, porque nunca son buenas las venganzas, ni las acciones malas para responder a otras de igual tipo.
  Más valdría ser portadores, con el mejor sentido ético, de otra frase que reza Hoy por ti y mañana por mi, sin querer decir que se transgredan normativas, colas en un establecimiento, prebendas laborales u otras.
  Deseo referirme a personas que se manifiestan con cierto individualismo, aquellas que -contrarias al sentido solidario propio del cubano- actúan como si nunca fueran a necesitar de otros.
  Recuerdo una anécdota contada como enseñanza a sus hijos por el doctor Ramiro, quien acudió a un establecimiento hace ya unos años a comprar una pieza para su auto y fue maltratado por la empleada, quien tuvo un lenguaje inadecuado e irrespetuoso hacia él y no le auxilió en su pedido.
  Pasado un tiempo, esa misma mujer acudió al hospital donde hacia su guardia en urgencias el referido médico, quien asumió con mucha profesionalidad y sentido humano la atención del padre de esa señora, la cual creyó que le iba a reprochar aquel desaguisado.
  Gracias al doctor, a su empeño y a los recursos del Estado en el centro de salud, el paciente salvó la vida. Pero además, aquello representó una lección para quien con un carácter hosco y desagradable trataba a sus clientes en el centro de piezas automotrices.
  Otro tanto pudiera decirse de algunas vendedoras en tiendas de recaudación de divisas, a las cuales acude una mujer en busca de algo necesario para su hogar, y a pesar de que para comprarlo debe pagar en pesos cubanos convertibles, con sacrificio para su bolsillo, la expendedora de productos le hace gestos negativos con la cabeza y ni siquiera se interesa por buscar entre las cajas o explicarle otra opción.
  Resulta que luego, quien recibió la mala atención coincide con la vendedora en la escuela primaria, donde la niña de ésta cursa estudios y la clienta es su maestra. Vaya casualidad. Entonces, la que incumplió con su deber de ofrecerle un buen servicio en el establecimiento, se deshace en sonrisas y le pide que enseñe bien a su pequeña.
  Son casos aislados, y sin querer hacer de este comentario una relatoría de anécdotas, pues creo que cada cual podría aportar alguna, bien vale alertar sobre la necesidad del respeto, la solidaridad y los buenos modales.
  Que no se vayan a descuidar tales valores cuando nos relacionamos en el día a día con otros individuos. No por ocupar una posición de privilegio en determinado momento nos da derecho a menospreciar a los que están necesitados de nuestra atención.
 Las personas demuestran respeto de muchas maneras.  Lo pueden hacer cuando hablan y actúan civilmente, evitando insultos, comentarios crueles o lenguaje crudo o vulgar, pero igual realizando buenas acciones y atendiendo a los demás como quisieran que lo hicieran con ellos mismos. (Por María Elena Balán Sainz, AIN)

Comentarios   

0 #1 mayilka 01-06-2015 14:52
María, muy bueno tu comentario, me encantó pues a veces las personas nos olvidamos de ser educados y tratar a las demás personas como seres humanos sin importar raza, nivel escolar o posición social, yo siempre digo que hoy es por ti y mañana por mi, y trato según me gusta que me traten, cuando uno presta servicio o vende productos tiene que ante todo tener educación y mucha ética para tratar al público, porque nadie tiene un cartelito encima que dice quien eres. Saludos.
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar