All for Joomla The Word of Web Design

La tela donde debe bordarse una nación

 Los árboles comparten con nosotros la tierra donde nacimos y nos desarrollamos y son, como nosotros, seres vivos que requieren del respeto y cuidado de todos.
 Convivimos con la familia, con los amigos y los compañeros de estudio o de trabajo y, generalmente, cuidamos nuestras relaciones con ellos. Pero ¿pasa igual con las plantas que nos dan sombra o alimentos?
 No siempre las tomamos en cuenta, a pesar del deterioro medioambiental que afecta a la humanidad, con su secuela en el cambio climático y sus consecuencias catastróficas a largo plazo en detrimento de la especie humana y su hábitat.
 En Cuba se insiste en la necesidad de la reforestación, una tarea que no corresponde solamente a las instituciones estatales, sino a cada habitante de esta Isla, vale entonces recordar la prédica de José Martí cuando decía que cada hombre debe plantar un árbol.
 Somos alrededor de 11 millones de cubanos y aunque algunos tienen edades que les imposibilita sembrar una semilla, bien que otro miembro de la familia pudiera hacerlo en nombre del niño pequeño o del anciano, e inculcar desde los primeros años de vida que esa planta debe cuidarse, regarse y podarla para que crezca robusta.
 Luz, agua y espacio son tres requerimientos que debemos cumplir al sembrar una postura, la cual no debe ser dañada ni con desgarraduras de sus ramas, ni con quemas de basura cercanas a ella, ni con una tala indiscriminada cuando crecen y ofrecen frutos y sombra, a la vez que purifican el medio ambiente.
 El interés por la preservación de los recursos forestales surgió hace años y fue en Suecia en 1840 donde primero se instituyó el Día del Árbol, una máxima que fue extendiéndose a otras naciones entre las que figura también Cuba.
 Pero no se trata solamente de plantar, cuidar o preservar en esa jornada, sino de mantener una atención sistemática al cuidado de nuestra flora, ya sea en los patios de las casas, en los jardines, en parques cercanos, o en las áreas destinadas a su cultivo extensivo.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar