All for Joomla The Word of Web Design

Para el pueblo y el hogar, una mujer

 

1227-rostros.JPG

Muy arisca suele comportarse la armonía entre responsabilidades de gobierno y hogar, cuando hay que repartir el tiempo para ser líder, madre, esposa, hija y mucho más. Hablamos de una fotografía capaz de atrapar a disímiles mujeres cubanas, pero que hoy enfoca a Migdalia Núñez Aristigüy, quien lleva ya 11 años caminando sobre tan delgada línea.

Ella sabe que ocasionalmente debe lidiar con la incomprensión, en ambos lados, y así enfrenta su segundo mandato como presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Bartolomé Masó, una de las seis localidades pertenecientes al Plan Turquino, en la oriental provincia de Granma.

Cumplir el encargo del pueblo y las exigencias de los momentos actuales implican un alto costo en el plano personal y familiar, pero la verdad es que hay que tener todo alineado en casa para poder trabajar con la mente tranquila, afirmó.

Luego de transitar por varios puestos define la actividad de gobierno como una escuela, donde aprendes mucho y vives experiencias buenas y malas; estas últimas relacionadas principalmente con los resultados de la gestión, que nunca llegan a la altura de los sueños.
Dos mandatos al frente del municipio la han dotado de un buen nivel de conocimientos, pero nunca es suficiente, porque un cargo como este siempre requiere mayor preparación, subrayó.

Su poquito de susto

Al margen de los miedos que normalmente puede sentir una persona a la hora de enfrentar un reto, las experiencias de Migdalia la hacen sentir capaz de guiar a “Bartolomé Masó” hacia esa mayor autonomía municipal otorgada por la nueva Constitución de la República de Cuba.

A su juicio, los primeros pasos en ese sentido comenzaron a darlos desde junio pasado, con la evaluación del cumplimiento de las siete medidas de fortalecimiento del Poder Popular, empeño encaminado a involucrar cada vez más al pueblo en el reconocimiento y la labor del gobierno.

Se trata de una tarea que no está ni puede verse separada del quehacer cotidiano, y fue muy alentador, por ejemplo, ver a los vecinos de caseríos como San Lorenzo, El Podrío o Providencia, reclamar un buen funcionamiento y mayor protagonismo de los grupos de
trabajo comunitario, resaltó.

Otras experiencias llegaron a partir de septiembre con el enfrentamiento a la difícil coyuntura energética en el país, lo que impuso la búsqueda de soluciones y alternativas para, con los ingresos propios, pagar deudas, respaldar el aumento salarial al sector
presupuestado, solventar los fuertes gastos sociales y otros procesos en general.

Ese ejercicio diario aportó fortalezas de cara al venidero 2020, cuando pondremos en práctica todos los cambios aprobados en este mandato histórico, como bien lo calificó el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo.

Un buen ritmo marcó, además, el desarrollo del segundo proceso de rendición de cuentas del delegado a sus electores, el cual permitió interactuar con el 81 por ciento de los cerca de 50 mil habitantes del municipio, subrayó Núñez Aristigüy.

Gobierno de mayoría femenina

En la difícil tarea de sortear dificultades, defender los ingresos frente a limitaciones de materias primas y recursos, brindar más servicios, definir qué hacer con lo que se tiene y cómo hacerlo mejor, Migdalia se siente acompañada por un colectivo muy bueno, donde convergen entrega, juventud, inteligencia, creatividad, respeto y apego a las leyes.
Junto a ese asesoramiento oportuno -expresó- otra fortaleza es contar con una mayoría femenina al frente de las principales direcciones administrativas y de organismos de masas en la localidad, porque las mujeres tenemos siempre un empeño superior y somos
incondicionales al trabajo.
Agregó que el reto es seguir conduciendo a la tropa y avanzar, para hacer cada día más fuerte a esa localidad granmense, cuyos resultados económicos e indicadores agrícolas la ubicaron a la vanguardia de la emulación provincial en saludo al aniversario 61 del triunfo de la Revolución.